Tendemos a pensar que nuestro pelo dice mucho sobre quiénes somos, pero en realidad, no es nuestro pelo el que nos define (¡afortunadamente!). El pelo largo puede ser un poco confuso para nuestros seres queridos. ¡Pero sólo porque nos hayamos cortado el rollo no significa que hayamos cambiado de personalidad! Siempre te querrán igual, créenos.