Cuando se trata de un biberón, la preocupación recurrente de los padres es la temperatura adecuada. Mientras que la cantidad de agua y la cantidad de leche están perfectamente equilibradas, la botella de su lado se ha conformado una limpieza a fondo Antes de usarla, la leche está demasiado caliente o demasiado fría. Además, para evitar que el bebé se impaciente y tenga un ataque debido a un retraso en la alimentación, es necesario tomar algunas precauciones.